SOBRE LA FOBIA SOCIAL

Sobre la fobia social, uno de los trastornos por ansiedad más olvidados durante mucho tiempo, menos comprendidos y menos investigados.

Afortunadamente, este panorama ha cambiado notablemente produciéndose un importante aumento de  interés por la investigación en la fobia social y su tratamiento.

Probablemente, este aumento se deba a la visibilidad a través de internet de las personas que lo sufren. El ordenador, internet, las redes sociales, ofrecen múltiples maneras de comunicación  sin el temido cara a cara. Entendemos pues,  que este medio ha supuesto un avance para la difusión y conocimiento de dicho trastorno. Además, ofrece un espacio de comunicación para personas que de otra manera permanecerían totalmente aisladas,  pero hay que ser cautos, no todo son ventajas.

Relacionarse con los demás a través de una pantalla de ordenador puede  aportarnos beneficios que, paradójicamente perpetúen aún más las conductas evitativas propias de la fobia social,  dificultando el cambio.  La comunicación a través del ordenador no es una comunicación social, es una comunicación digital donde no se experimentan aspectos básicos para aprender a relacionarnos, como la entonación de la voz, los gestos,  las miradas. Además, permite escapar de situaciones sociales que suponen una dificultad porque basta con apagar el ordenador.

Con lo cual, no solo supone una facilidad para evitar aquello a lo que uno no quiere enfrentarse, además, dificulta el aprendizaje de habilidades sociales absolutamente necesarias para la interacción social que solo pueden aprenderse a través de la experiencia. Esto significa que, pese a lo importante de la revolución de las tecnologías, es importante que sepamos gestionar su uso.

¿Por que limita tanto la fobia social? porque las relaciones sociales son la base de nuestro día a día. Coger el autobús, comprar el pan, ir a trabajar…son pocas las situaciones en las que no se requieran una interacción social más o menos breve. Se trata de un miedo que va de menos a más, siendo su extremo la agorafobia.

Existen muchos tratamientos para superar la fobia social. La psicoterapia ofrece la oportunidad de experimentar lo que significa una relación social a través de la interacción entre psicólogo- paciente. De ahí la importancia de realizar la terapia en vivo frente a la terapia online, al menos en casos de fobia social. 

Las terapias de grupo son una alternativa muy adecuada porque suponen un escenario de ensayo y de aprendizaje sobre cómo comportarnos frente a las personas. Además, ofrecen un espacio “protegido” necesario para hacer frente al temido cara  a cara,  a nuestros miedos y fantasmas con respecto a nosotros mismos y al resto de personas.

La mayoría de participantes terminan comprendiendo que su fobia lejos de ser hacia los demás, está más bien relacionada con uno mismo. Por tanto, parte del tratamiento consiste en ayudar a las personas a entender de dónde provienen sus miedos para que puedan desfocalizarlos del resto de las personas, y empezar a trabajar centrándose en uno mismo, en sus dificultades personales.

No siempre es fácil conformar grupos con personas con fobia social, para estas personas dar el paso es muy complicado y les supone un gran esfuerzo.  Es por esto, que el poder conectar-se a otras personas permite superar esta fobia, y así salir del aislamiento interno y externo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en PSICOLOGÍA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s